jueves, 21 de agosto de 2008

La importancia de los trenes

Leyendo uno de los libros que me compré me enteré de una función más de los trenes que desconocía por completo. Ya sabía de eso de conectar las ciudades y aumentar el nivel de carga y todo eso que nos cuentan en el colegio, lo que no sabía es que los trenes sirvieron para unificar el tiempo.

Cuando surgieron los trenes los relojes mecánicos ya existían hace mucho y se podía calcular el tiempo de manera bastante precisa (el error era de apenas unos minutos) pero cada región (digamos ciudad) calculaba su propia hora en base a observaciones astronómicas.

El tren, sobre todo el inglés, pretendía ser puntual, o sea llegar a la hora correcta, y acá es donde se pudre todo, ¿cómo podía un tren que atravesaba 4 ciudades llegar a todas las estaciones a la hora indicada si cada ciudad tenía su propia hora? Al principio el maquinista corregía la hora de su reloj a medida que iba pasando por las distintas ciudades, obviamente esto era muy engorroso y no solucionaba el problema.

De a poquito los trenes fueron obligando a que se estandaricen las horas, a que se respete una convención, unos años después se decidió tomar la hora de Greenwich como LA hora y de esa manera los trenes llegaron a horario en toda Inglaterra, esto fue a mediados del siglo XIX, en 1880 esa hora se convirtió en la hora legal de Inglaterra. Cuatro años más tarde se formó el "Congreso del tiempo" que decidió crear un tiempo universal y tomó la hora de Greenwich (Greenwich Mean Time, GMT para los amigos) como hora de referencia y dividieron al planeta en zonas horarias.

Hoy por hoy la hora ya no es GMT sino que es UTC, y está basada en las mediciones de los relojes atómicos.

Debo admitir que este segundo encuentro con los trenes en el mes fue mucho más feliz que el anterior :P

6 comentarios:

Dark Knight dijo...

ahh claro, ahora tenemos relojes atomicos, huhuhu, andaaaa, yo con suerte tengo reloj.

Guty dijo...

A mi me asusta el tren bala (?)

Dark Knight dijo...

a quien no le asusta el tren bala? el precio de su construccion es desorbitadamente desorbitado.
suerte.

Nick dijo...

DK, poné el reloj en tu lista de cosas que querés tener y tu otro comentario es redundantemente redundante :P

Guty, no sé que me da más miedo si el nuevo tren bala o lo que le hicieron a los viejos trenes.

Milenius dijo...

Yo me quedé con las ganas de ver "El tren atómico". ¿me la contás?

Nick dijo...

Milenius: no te la cuento nada, pedile a la tía Edith que te la cuente que la sabe mejor que yo.

Guty: te borré un comentario duplicado ;)