lunes, 12 de marzo de 2012

Is there anybody out there?

Finalmente sucedió, después de años de espera Roger Waters trajo The Wall a la Argentina.

Uno de los recuerdos más viejos que tengo es pedirle a mi viejo "la canción de los nenes, la del helicóptero" me refería, claro está, al trío Another brick in the wall part 1, The happpiest days of our lives y Another brick in the wall part 2. No tenía más de 4 años, mi viejo dice que menos de 3. Mi siguiente recuerdo asociado a este álbum es el de la paloma destrozada por un águila de acero al comienzo de Goodbye blue sky. Otro salto temporal y estamos en la cocina de la casa de mi abuela, en 1990 o 1991 viendo de noche (casi madrugada) The Wall live en Berlín, en los restos del muro, con mi viejo.

Durante más de 20 años esperé por la oportunidad de ir a ver este show en vivo, en el 2007 me di el gusto (gustazo) de ver a Waters en la gira de The dark side, fue fabuloso pero faltaba algo. El miércoles pasado la espera llegó a su fin, después de meses de tener las entradas en un estante, a las 7 de la tarde entré a la cancha de river.

Solo al entrar y ver esa pared gigante atravesando de punta a punta el estadio me dieron escalofríos. Pacientemente me senté a esperar, hasta que a las 21:18 un locutor nos avisó que "A Roger no le molesta que saquen fotos pero por favor háganlo sin flash" y a los dos minutos las luces se apagaron y los proyectores se prendieron, el show comenzaba, en la pared, convertida en pantalla gigante de proyección se podían leer varios graffitis alternados con fotos, videos, animaciones.

La emoción que sentí al escuchar los primeros acordes de In the flesh? no se puede describir con palabras, el lenguaje tiene una falla ahí, fue algo enorme, el sueño de tantos años cumplido. Cuando empezó a sonar la primera parte de Another brick no podía contener las ganas de llorar, no podía ni cantar esa canción que escuché cientos de veces, para la parte dos las lágrimas me saltaban de los ojos. Durante Mother las proyecciones son tan impresionantes que no sabía adonde mirar, esas letras "viajando" por la pared, repitiendo sin cesar las mismas cosas, machacando el mensaje, simplemente increible. Y sin querer queriendo se empiezan a escuchar los acordes de Good bye blue sky, las águilas de acero sobrevuelan el escenario, es cierto que la falta de Gilmour se siente pero se sobrelleva.

Después viene la parte de la caida de Pink donde desbarranca con Empty Spaces, Young lust y One of my turns y todos descontrolados cantando a los gritos. Para dar paso al final de la construcción de la pared con Good bye cruel world y Another brick part 3 (para mi la mejor de las 3 partes) y cuando estás a full, con la pared completa... el intervalo, 25 minutos para recuperar tus sentidos y el aliento.

Cuando termina el intervalo vienen los intentos de Pink por salir de su pozo, empezando por su pedido de ayuda, Hey you, uno de los mejores temas del segundo disco, y el paso a Vera, Bring the boys back home y Confortably numb (donde la ausencia de David se siente de nuevo) segundo momento lacrimógeno del show, en parte por lo que significa y en parte por saber que el show está a punto de terminar.

Para cuando empieza In the flesh ya no quedan lágrimas, solo las ganas de gritar "Gainst the wall!" con Run like hell te sentís como si te estuvieran persiguiendo de verdad y luego viene el paso al juicio donde todos terminamos gritando que tiren abajo la pared... y la pared cae... el momento más triste de todos porque sabemos que en unos minutos hay que levantarse y, con las piernas temblando de la emoción, dejar el estadio.

Como dije antes, no hay palabras para describir lo que sentí durante esas 2 horas. Hace unas horas leí una entrevista a Spinetta donde dice que "la felicidad es el objetivo más importante de toda nuestra vida", creo que este siete de marzo cumplí con mi cuota de felicidad para varias vidas. Seguro vendrán momentos más felices que este, pero si no vinieran no creo que me preocupe mucho y en los momentos tristes el recuerdo de esa noche me va a iluminar un poco el camino.

Y cierro el post así, sin revisarlo, ni agregarle fotos, ni releerlo, como salió por dos razones, una, no quiero retocarlo para que no pierda la esencia de lo que siento y dos, se me acaba la batería de la notebook.

P.S.: Mientras Youtbe no los borre, hay unos videos del recital en youtube.com/nrisaro

2 comentarios:

Cuervo Rojo dijo...

Los buenos recuerdos nos dan una vida mejor, me alegro que los tengas, a medida que leía la nota también recordaba, es grato, abrazo !!!!

Nisha Sharma dijo...

me gusta tus mensajes mucho ..
todos ellos son simplemente impresionantes ..
seguir haciendo esto ..
todos los d mejor.
Sandhi Sudha
Stepup
Stepup